Escenarios de cambio climático

Las proyecciones de cambio climático son representaciones simplificadas del posible comportamiento del clima en un futuro con base en distintas parametrizaciones atmosféricas. Es por esto que dichas proyecciones no deben considerarse como pronósticos. Sin embargo, contar con información que represente el posible comportamiento del clima en el futuro, permite plantear escenarios bajo diferentes condiciones climáticas, lo cual es de suma importancia en los procesos de planeación y toma de decisiones.

¿Cómo se calcularon éstas proyecciones?

Las proyecciones de cambio climático para México son el resultado de una evaluación del desempeño regional de 15 modelos de circulación general (MCG), los cuáles son desarrollados por centros de investigación en diferentes partes del mundo, considerando las condiciones climáticas, atmosféricas y oceánicas del planeta, con base en rutas de concentración representativas (RCP, por sus siglas en inglés) de gases y compuestos de efecto invernadero (GEI). Estos RCP están dados bajo diferentes forzamientos radiativos: El forzamiento radiativo representa la cantidad de energía solar media absorbida por metro cuadrado de la tierra y se mide en w/m2. Cada MCG se desarrolla con diferentes RCP (2.6, 4.5 y 8.5 w/m2) dónde un forzamiento de 2.6w/m2 representa un escenario de mitigación (reducción) de emisiones de GEI.

La evaluación del desempaño regional para México consistió en comparar los resultados de los MCG con la climatología histórica del país, mediante la aplicación de diferentes técnicas y métodos estadísticos para identificar los modelos que mejor representan las condiciones climáticas de nuestro país. Los resultados de esta evaluación forman parte del reporte de la quinta comunicación nacional ante la convención marco de las naciones unidas para el cambio climático. Se coordinaron los esfuerzos del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Nacional Autónoma de México (CCA- UNAM), del Centro de Investigaciones Científicas y Estudios Superiores de Ensenada (CICESE), el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) y el Servicio Meteorológico Nacional, a través del “Proyecto de Intercomparación de Modelos Acoplados, Fase 5 (CMIP5, por sus siglas en inglés)”.

Para fines de los Planes de Acción de Manejo Integral de Cuenca y considerando la incertidumbre asociada a los escenarios de cambio climático se presentan tres modelos de circulación general con un forzamiento radiativo de 8.5 w/m2. Se representan así los escenarios con los cambios más drásticos esperados para un horizonte de tiempo lejano (2075-2099), con la finalidad de presentar un pano- rama de las peores condiciones posibles en términos de temperatura y precipitación que se pueden presentar en la cuenca.

Modelos de circulación general utilizados en los PAMIC

Tabla Escenarios Cambio Climático

Temperatura

A continuación se presentan las proyecciones de temperatura para el conjunto de cuencas de la Región Vallarta.

En los tres modelos se observan incrementos de las temperaturas mínimas y máximas. Se observa que los mayores incrementos de temperatura son en la región costera del conjunto de cuencas, que corresponde al municipio de Puerto Vallarta y Bahía de Banderas.

Proyecciones a detalle

El mapa de la esquina superior izquierda representa la temperatura observada para el periodo de 1950-2000 (temperatura base) en el conjunto de cuencas, donde se observa una temperatura mínima media anual (TMIMA) de 12.5°C y una temperatura máxima media anual (TMAMA) de 26.12°C para el conjunto de cuencas.

En el modelo GFDL (Garfield) se observa un incremento de la TMIMA de 5.13°C y de la TMAMA de 5°C, para el modelo HADGEM (Met office Hadley center) se observa un incremento de la TMIMA de 5.04°C y de la TMAMA de 4.91°C, y para el modelo MPI se observa un incremento de la TMIMA de 5.01°C y de la TMAMA de 4.82.°C.

 

Tabla de temperatura

 

Precipitación

Los siguientes mapas representan las proyecciones de precipitación para para el conjunto de cuencas de la Región Vallarta.

En los tres modelos se observa que los mayores cambios en los patrones de precipitación son en la región costera del conjunto de cuencas, que corresponde a los municipios de Puerto Vallarta y Bahía de Banderas.

Proyecciones a detalle

El mapa de la esquina superior izquierda representa la precipitación observada para el periodo de 1950-2000 (precipitación base) donde se observa que el rango de precipitación va de 73 a los 136 mm.

El modelo GFDL proyecta una disminución de 8 mm con respecto a los valores máximos y 5 mm con respecto a los mínimos de la precipitación observada, para el modelo MPI proyecta una disminución de 5 mm con respecto a los valores máximos y 3 mm con respecto a los mínimos de la precipitación observada, para el modelo HADGEM proyecta una disminución de 9 mm con respecto a los valores máximos y 5 mm con respecto a los mínimos de la precipitación observada.

Tabla precipitación

 

Cambios en las zonas bioclimáticas

A continuación se presentan los mapas de cambio potencial de la vegetación natural en el conjunto de cuencas bajo escenarios de cambio climático. Es importante considerar que estos mapas no son predicciones de los cambios en la vegetación o uso de suelo, sólo representan los grupos vegetales que se verán beneficiados para su desarrollo de acuerdo a las proyecciones de cambio climático en las zonas bioclimáticas de México. Sin embargo, para fines de planeación en el marco de los PAMIC, esta información es relevante a considerar en la implementación de acciones de conservación, restauración y manejo de los recursos naturales, permitiendo identificar especies o grupos vegetales que podrán adaptarse a las condiciones proyectadas. A manera de ejemplo esto permitirá seleccionar las especies que tendrían mayor probabilidad de supervivencia en acciones como reforestación o rehabilitación de ecosistemas.

De acuerdo a los datos anteriormente descritos, las selvas húmedas son el tipo de vegetación mayormente desfavorecido ante los escenarios de cambio climático, mientras que las selvas secas y bosques latifoliados se verán favorecidos.

La problemática que es claramente identificada en la mayoría de los estudios revisados es el cambio de uso de suelo o deforestación, la cual está asociada a una serie de actividades como agricultura y ganadería extensiva, pero también por otras actividades como minería y expansión de zonas urbanas y turísticas.

Proyecciones a detalle

El objetivo de este mapa es mostrar las proyecciones en las condiciones bioclimáticas en el conjunto de cuencas bajo escenarios de cambio climático y su posible impacto en la distribución de la vegetación natural. Para esto, en el 2015 el INECC en colaboración con el Instituto de Geografía de la UNAM, a través de la plataforma de colaboración sobre cambio climático y crecimiento verde entre Canadá y México, realizaron un estudio de los impactos del cambio climático en las zonas bioclimáticas de México.

La primera fase del estudio consistió en caracterizar las formaciones vegetales de los principales ecosistemas del país, a través de 19 variables bioclimáticas y otras variables como; altitud (msnm), inclinación de la pendiente (°), insolación potencial (w/m2/año), tipo de suelo y tipo de sustrato geológico superficial. Para esto se utilizaron las series de vegetación y uso de suelo del INEGI y los perfiles edafológicos del Inventario Nacional Forestal y de Suelos y de la Carta Edafológica del INEGI. Con este primer ejercicio se generó un escenario base de las zonas bioclimáticas de México, que también se utilizó para calibrar el modelo.

La segunda etapa del estudio consistió en la aplicación de modelos logísticos multinominales, para incorporar las proyecciones de cambio en temperatura y patrones de precipitación (escenarios de cambio climático) a las 19 variables bioclimáticas. El resultado de estos modelos son mapas de probabilidad de distribución de los grupos vegetales, posteriormente, mediante técnicas geo-estadísticas se agruparon los grupos vegetales con las mayores probabilidades de distribución.

Finalmente se obtuvieron los mapas de cambio potencial en la distribución de estructuras vegetales bajo diferentes escenarios de cambio climático. Es importante considerar que estos mapas no son predicciones de los cambios en la vegetación o uso de suelo, sólo representan los grupos vegetales que se verán beneficiados para su desarrollo de acuerdo a las proyecciones de cambio climático en las zonas bioclimáticas de México. Sin embargo, para fines de planeación en el marco de los PAMIC, esta información es relevante a considerar en la implementación de acciones de conservación, restauración y manejo de los recursos naturales, permitiendo identificar especies o grupos vegetales que podrán adaptarse a las condiciones proyectadas. A manera de ejemplo esto permitirá seleccionar las especies que tendrían mayor probabilidad de supervivencia en acciones como reforestación o rehabilitación de ecosistemas.

De acuerdo a los datos anteriormente descritos, las selvas húmedas son el tipo de vegetación mayormente desfavorecido ante los escenarios de cambio climático, mientras que las selvas secas y bosques latifoliados se verán favorecidos.

Identificación de la problemática

De acuerdo a la revisión de trabajos realizados en la zona, se han identificado una serie de actividades con un posible efecto en la producción y calidad de los SAH que se generan, la mayoría está relacionada con impactos directos al agua, ya sea en aguas superficiales o mantos acuíferos; mientras que otros están relacionados con impactos a otros recursos naturales como la vegetación o el suelo.

La problemática que es claramente identificada en la mayoría de los estudios revisados es el cambio de uso de suelo o deforestación, la cual está asociada a una serie de actividades como agricultura y ganadería extensiva, pero también por otras actividades como minería y expansión de zonas urbanas y turísticas.

Otro tema de importancia es la degradación forestal, la cual está asociada también a actividades pecuarias, pero además a otras actividades como puede ser la forestal al aplicar prácticas de manejo inadecuadas, como la extracción selectiva de ciertos individuos o ciertas especies o la tala clandestina, también la extracción de ciertos productos forestales como leña u otros productos forestales no maderables. Otras actividades que puede tener impacto en degradación son los incendios forestales y las actividades asociadas al turismo, cuando estas últimas se realizan de forma desordenada dentro del bosque, por ejemplo la construcción de caminos adicionales, lo cuales tienen un impacto en la fragmentación del hábitat.

Tanto la deforestación como la degradación y las actividades que se mencionan como precursores de éstas, tienen un impacto en la disminución de la cantidad y calidad de agua disponible a lo largo del año, ya que se favorece la compactación, se incrementa la erosión y se modifican los patrones de absorción e infiltración del agua, además se relacionan con el cambio climático, lo que a su vez tiene impactos en la modificación de los regímenes de precipitación.

Por otro lado, tenemos que algunas actividades impactan directamente en la calidad del agua, entre ellas destacan el verter desechos directamente a los cauces de los ríos y arroyos o de forma que se puedan infiltrar en los mantos freáticos; destacando el uso desmedido de agroquímicos, contaminación de cuerpos de agua con metales pesados por minería, o contaminación por descargas residuales de centros de población, industrias como la azucarera, rastros y granjas, así como por el desalojo de desechos sólidos y la pesca con métodos inadecuados como el uso de venenos o explosivos.